“CONGELADOS AM, S.A.”

(CONGELAM)

SANTO DOMINGO

REPUBLICA DOMINICANA

REGLAMENTO INTERNO

CAPÍTULO I.- DEPÓSITO DE MERCANCÍAS

ARTÍCULO PRIMERO: Las mercancías, productos y frutos de procedencia nacional o extranjera que se depositen en los Almacenes originan el Certificado de depósito, conforme lo dispone la Ley 6186 del 12 de Febrero del 1963.

PÁRRAFO: También podrá recibirse mercancía en forma provisional mientras se completa el total cargamento por el cual habrá de expedirse el documento que garantice el depósito a que se refiere el artículo anterior., o se cumplen los requisitos b, c, d de, artículo siguiente.

ARTÍCULO SEGUNDO: Toda persona o entidad que desee depositar en los Almacenes mercancías, productos o frutos , en cualquiera de las formas descritas en el artículo anterior, deberá dirigir una solicitud en la cual exprese lo siguiente:

a) Nombre, profesión o domicilio del depositante o de su representante.

b) Naturaleza y estado de las mercancías, su cantidad, peso, volumen, clase y estado del empaque o envase, marcas y todas las indicaciones propias para establecer claramente su identidad.

c) Su valor aproximado en el mercado a la fecha, o su costo, si el primero se ignora.

d) Declaración de que las especies que se desean depositar son de propiedad del cliente y se encuentran libres de todo gravamen o embargo.

e) Nombre, profesión y domicilio de la persona a cuyas órdenes serán depositados los frutos, productos o mercancías.

f) Firma y número del documento oficial de identidad del enterante.

ARTÍCULO TERCERO: A la solicitud de depósito deberá acompañarse, con destino al archivo de los Almacenes, un Ejemplar de la factura comercial o demás documentos que permitan liquidar el costo de las mercancías y comprueben la propiedad y libertad de las mismas. En caso de que el solicitante exigiere la devolución de los documentos mencionados, los Almacenes sacarán copia de ellos, la cual debe ser firmada por el Gerente y por el Solicitante. Los Almacenes podrán exigir, además, muestras del artículo o artículos que se deseen depositar y todos los informes y comprobantes necesarios para la mejor identificación de las especies y comprobación de sus valores.

ARTÍCULO CUARTO: Los Almacenes podrán rechazar una solicitud de depósito en los siguientes casos:

a) Si los informes exigidos por los artículos SEGUNDO y TERCERO han sido presentados en forma incompleta.

b) Cuando falte espacio adecuado para el almacenamiento.

c) Si las especies que se pretenden depositar ofrecen peligro.

d) Cuando los empaques no sean adecuados para las características del cargamento, y

e) Cuando por circunstancias especiales, a juicio de los Almacenes, no convenga aceptar el depósito.

ARTÍCULO QUINTO: Una vez q aprobada la solicitud de depósito por la gerencia, se procederá a recibir las mercancías, frutos o productos y a verificar todos los datos suministrados por el peticionario. Para el contenido, se podrá ordenar la apertura de bultos, cajas, etc., en caso de considerarlo necesario. A dicha verificación deberá concurrir el solicitante o su representante y se dejará constancia en el formulario de solicitud del estado en que se encuentren los efectos examinados.

ARTÍCULO SEXTO: Los efectos recibidos se arrimarán en forma que permita su fácil identificación y debido control y vigilancia. Se adherirá a cada bulto, caja o fardo una etiqueta con indicación del número y del depósito, contenido y peso o volumen. Cuando se trate de lotes formados por unidades o bultos iguales en contenido, bastará con colocar una sola etiqueta, la cual contendrá, además de los datos ordinarios, la indicación del número de bultos o unidades iguales y el peso total.

ARTÍCULO SÉPTIMO: Los Almacenes están obligados a mantener una póliza de seguro contra los riesgos de incendio y robo, cargando a los depositantes las primas correspondientes, y al efecto tomarán pólizas flotantes o fijas en compañías de seguros legalmente establecidas en el país.

CAPÍTULO II – EXPEDICIONES DE TÍTULOS

(CERTIFICADO DE DEPÓSITO)

ARTÍCULO OCTAVO: Después de recibir las especies, en la forma indicada en los artículos anteriores, se procederá a la expedición del o los documentos que acrediten el depósito descrito en el Artículo PRIMERO. Este documento es el Certificado de Depósito. El Certificado de Depósito es el título representativo de los bienes que ampara y está destinado a servir como instrumento de enajenación. Transfiere al adquiriente de él, por endoso la propiedad de la mercancía.

Hay dos clases de endosos: 1ero. Endoso Traslativo y 2do. Endoso Pignoraticio.

ARTÍCULO NOVENO: El o los Documentos que certifiquen los depósitos se expedirán con todas las especificaciones y detalles exigidos por la Ley 6186 del 12 de Febrero del 1963 y demás disposiciones legales sobre la materia.

ARTÍCULO DÉCIMO: El Valor Aproximado de las mercancías que los almacenes deben indicar en los títulos que expidan, se fijará mediante el avalúo hecho por la Gerencia, teniendo como base el valor comercial en la fecha el valor expresado por el solicitante y las informaciones y demás documentos de juicio que se aleguen para determinar este valor. En los casos de información incompleta, Los Almacenes podrán asesorarse de los peritos comerciales que estimen conveniente. De las informaciones allegadas en cada caso para establecer el valor, se dejará constancia en el expediente de la operación.

ARTÍCULO DÉCIMOPRIMERO: Cuando el portador del Certificado de Depósito desee hacer uso de las facilidades que le confiere el Artículo 283 de la Ley 6186, deberá dirigir a los Almacenes una carta en la cual solicite que sea dividida, a su costo, la mercancía depositada, en porciones o lotes que él indicará y se le expidan títulos por cada uno de ellos.

CAPÍTULO III – PLAZO DEL DEPÓSITO

ARTÍCULO DÉCIMOSEGUNDO: El plazo de los depósitos en el Certificado será de hasta un año. En la renovación de los correspondientes títulos, es potestativo de los Almacenes reajustar los avalúos, y para hacerla, el interesado deberá solicitara por escrito a los Almacenes y éstos exigirán la presentación de loa títulos al hacer entrega de los nuevos.

ARTÍCULO DÉCIMOTERCERO: Expirado el plazo estipulado en los documentos sin que se haya solicitado su prórroga o su renovación, según el caso, los Almacenes, previo aviso por escrito a los interesados, podrán tomar las medidas que juzguen necesarias para amparar los intereses de acreedor prendario y los suyos, de acuerdo con las disposiciones legales respectivas.

ARTÍCULO DÉCIMOCUARTO: Los Certificados de Depósito podrán ser renovados a su vencimiento, siempre que en ello consientan las partes contratantes y siguiendo las mismas normas que se emplean en una operación nueva, verificando reavalúos, repesadas, examinando el contenido de los bultos, etc.

CAPÍTULO IV – RETIRO DE MERCANCÍAS

ARTÍCULO DÉCIMOQUINTO: Las mercancías frutos o productos podrán retirarse mediante solicitud escrita del depositante y de su representante legal y previo pago de los saldos pendientes, servicios de almacenes, etc. Y de la entrega de los documentos, Certificados de Depósito, debidamente cancelados.

ARTÍCULO DÉCIMOSEXTO: Los formularios para solicitudes de retiros parciales o totales de efectos depositados, serán suministrados por los Almacenes y en ellos quedará constancia de lo siguiente:

a) Del número del Depósito, recibo del Almacén y del Certificado de Depósito

b) Los Números de marcas, Peso, contenido y valor de los efectos que se desean retirar, con todos los detalles que exijan los Almacenes y que contribuyan a la identificación de aquellos;

c) Firma y número del documento oficial de identidad de la persona autorizada para efectuar el retiro, y

d) Firma de la persona capacitada para autorizar el retiro.

PÁRRAFO: Si las mercancías, frutos o productos que se van a retirar son la totalidad del depósito, o su último saldo, se debe obtener previamente la liberación completa de todos los gravámenes que pesen sobre las especies y además la cancelación de los servicios de almacenes y demás gastos que su permanencia en bodega hubiera ocasionado la mercancía.

ARTÍCULO DÉCIMOSÉPTIMO: Se podrán autorizar entregas parciales, previo cumplimiento de los siguientes requisitos:

a) Que se entregue a los Almacenes comunicación escrita del tenedor del Certificado de Depósito, autorizando la entrega parcial;

b) Que se cubran a los Almacenes las sumas correspondientes por concepto de servicios, seguros, seguros, financiaciones, etc., y

c) Que se deje constancia en el Certificado de Depósito y en el talonario respectivo del retiro parcial, en forma tal que la simple lectura de los títulos permita determinar el saldo de la mercancía, su valor y el saldo del préstamo. Cuando el portador del Certificado no sea una entidad bancaria, la constancia del retiro parcial debe ser firmada por los Almacenes.

ARTÍCULO DÉCIMOOCTAVO: No se permitirá el retiro de parte de bultos, cajas, fardos, etc., o el retiro parcial de artículos avaluados en forma global, no individualizables para cada unidad.

ARTÍCULO DÉCIMONOVENO: Los Almacenes no admitirán ningún reclamo después de entregadas las mercancías, frutos o productos.

CAPÍTULO V – OPERACIONES EN BODEGAS

DEL DEPOSITANTE (HABILITACIÓN)

ARTÍCULO VIGÉSIMO: Los Almacenes podrán tomar en arrendamiento bodegas de sus clientes para mantener en ellas las mercancías que, por razones de economía en el manejo de los negocios, no convenga movilizar hacia las bodegas de los Almacenes.

PÁRRAFO: Las operaciones que tengan por objeto la exportación de productos terminados y la importación de materias primas o bienes intermedios para la industria tendrán prioridad.

ARTÍCULO VIGÉSIMO PRIMERO: Las bodegas de los depositantes que utilicen los Almacenes deberán reunir los siguientes requisitos:

a) Que tengan acceso a la vía pública, en forma tal que el personal de los Almacenes y los empleados de control puedan entregar a ellas y ejercer sus funciones libremente.

b) Que presenten las debidas seguridades, en forma que se garantice la tendencia y control de ellas por parte de los Almacenes durante el tiempo que permanezcan las mercancías amparadas por los títulos expedidos.

ARTÍCULO VIGÉSIMO SEGUNDO: Para habilitar las bodegas del depositante, el interesado debe cumplir con los siguientes requisitos:

a) Presentar solicitud escrita a CONGELADOS AM, S. A., (CONGELAM), indicando los pormenores sobre la bodega y/o instalaciones;

b) Aprobar el proyecto de contrato de arrendamiento suministrado por CONGELADOS AM, S. A., (CONGELAM).

c) Obtener la correspondiente aprobación de la bodega aprobación de la bodega y/o instalación por parte de la Secretaría de Estado de Industria y Comercio

d) Suministrar a CONGELADOS AM, S. A., (CONGELAM) los siguientes documentos y/o informaciones:

1. Estatutos de la Sociedad

2. Nombramiento del representante legal

3. Pólizas de Seguro que amparan las mercancías (materias primas o productos elaborados o semielaborados), debidamente endosadas a CONGELADOS AM, S. A., (CONGELAM)

4. Constancia de propiedad de las bodegas y/o instalaciones

NOTA: Si la solicitud se hace a nombre de una persona física, omítanse los puntos 1 y 2.

La tramitación de las operaciones en bodegas particulares será la misma establecida para los depósitos en bodegas de los almacenes.

CAPÍTULO VI – DERECHOS Y OLBIGACIONES

DE LOS ALMACENES DE DEPÓSITO

ARTÍCULO VIGÉSIMO TERCERO: Los Almacenes se reservan el derecho de proceder contra el depositante o su representante legal, de acuerdo con la legislación vigente, cuando resultare falsedad en sus declaraciones.

ARTÍCULO VIGÉSIMO CUARTO: Los Almacenes responderán por la custodia y conservación de los efectos depositados, en los términos de la Ley 6186, pero no cuando las pérdidas y averías provengan de vicios propios de los efectos depositados: como disminución de peso, desintegración, filtración, evaporación, vencimiento y cualquiera otra forma de alteración, o cuando los daños o perjuicios provengan de las condiciones de sus empaques o envases.

ARTÍCULO VIGÉSIMO QUINTO: En caso de pérdida o avería de las mercancías depositadas imputables a los Almacenes, éstos se reservan el derecho de reponer las especies en calidad igual a las depositadas o de rembolsar su valor al depositante al precio a que estén contabilizadas en los libros del Almacén y en el respectivo depósito. Los almacenes no son responsables por el lucro cesante que ocasiones la pérdida, daño., merma o avería de las mercancías.

ARTÍCULO VIGÉSIMO SEXTO: Las bodegas estarán dotadas de básculas precisas, registradas ante la autoridad competente, de extinguidotes de incendio y de todos los elementos de seguridad necesarios para garantía de los efectos depositados.

ARTÍCULO VIGÉSIMO SÉPTIMO: Los depositantes y los endosatarios de los títulos, o sus representantes, podrán examinar en las bodegas de los Almacenes los cargamentos amarados por los respectivos títulos, y retirar muestras de las mercancías cuando su naturaleza lo permita, y en la forma y términos acostumbrados en el comercio, previa solicitud formulada por escrito , y dejando constancia en el expediente respectivo.

ARTÍCULO VIGÉSIMO OCTAVO: Las compañías aseguradoras están facultadas para efectuar reconocimiento de los efectos depositados, con previa citación del depositante, o con la presencia de su representante autorizado, así como con la asistencia de un empleado o funcionario del Almacén.

ARTÍCULO VIGÉSIMO NOVENO: Si las mercancías depositadas fueren por su naturaleza susceptibles de deterioro inmediato y de disminuir considerablemente el valor o pudieren causar daños a otros efectos depositados por razón de olor, filtración, inflamabilidad o carácter explícito, el Almacén respectivo notificará al propietario, a la persona a cuyo nombre estén depositadas o a os portadores de los documentos , que previo pago del almacenaje y demás gastos, las retire del Almacén dentro del término prudencial que señale, y en caso de que el retiro no se verifique dentro del plazo fijado, los Almacenes podrán venderlas, por cualquier procedimiento comercial, si existiere autorización expresa.

CAPÍTULO VII – PROCEDIMIENTO DE VENTA DE LAS MERCANCÍAS

ARTÍCULO TRIGÉSIMO: La Ley 6186 del 12 de febrero del 1963, ene. Capítulo VII de los Almacenes Generales de Depósito establece el procedimiento consagrado en los artículos 293, 294, 295, 296, 297, 298, 299 y 300; a saber:

Art.293.- Cuando un préstamo haya sido garantizado con Certificado de Depósito, a falta de su pago al vencimiento, el acreedor tendrá derecho a exigir el cumplimiento de la obligación. El Almacén General de Depósito, a solicitud del tenedor del Certificado, hará constar, mediante anotación en el mismo, o en hoja anexa, la circunstancia de haber decursado la fecha de vencimiento del préstamo. El hecho de no haberse realizado oportunamente la anotación de que se trata el párrafo anterior, no exime de responsabilidad al dueño de los bienes que se dieron en garantía.


Art.294.- Transcurridos ocho días después de obtener la constancia prevista en el artículo anterior y sin formalidad judicial alguna, el tenedor del Certificado de Depósito podrá exigir que la administración del Almacén General de Depósitos proceda a la venta en pública subasta de los bienes dados en prenda. Esta venta tendrá lugar en el mismo Almacén y se anunciará por una sola vez con cinco días de antelación, mediante aviso publicado en un diario local, si lo hubiere, o de circulación nacional, y fijado en la puerta del Almacén. El aviso indicará el lugar, día y hora de la venta, así como la descripción de los objetos y el precio para la primera puja, que será igual al monto del préstamo, más los intereses y las cargas de servicios a la fecha de la subasta.


La venta se efectuará el día que, con sujeción al Reglamento del Almacén, designe el tenedor del Certificado de Depósito. De esta fecha se informará al deudor y al acreedor, con cinco días de anticipación por lo menos, mediante sendos avisos por cartas certificadas a las direcciones que consten en el Almacén. No se derivará efecto alguno por el hecho de que estas cartas no lleguen a los destinatarios.

De la venta se levantará acta por un funcionario del Almacén, en la que se hará constar el resultado de la misma y si el deudor asistió o no. Sendas copias firmadas de esta acta se entregarán al deudor, al acreedor y al adjudicatario de los bienes personalmente, o se les enviarán por correo certificado.


Si en el día fijado para la subasta no se efectuare la venta, por ausencia de licitadores, la administración del Almacén General de Depósito, sin necesidad de nuevo requerimiento del tenedor del Certificado de Depósito, celebrará una nueva subasta, previo cumplimiento de las formalidades y aviso a los interesados que establece este artículo, y a falta de licitadores en esta nueva subasta se adjudicará la mercadería al acreedor por el prefacio fijado para la primera puja, quedando éste obligado a pagar al Almacén las cargas de servicios y a retirar dicha mercadería.


Las controversias que pudieran suscitarse de la subasta serán sometidas por el emplazamiento de un día al juez de Paz del Municipio en que esté ubicado el Almacén; el asunto deberá ser fallado dentro de los tres días de su presentación, y la sentencia no será susceptible de recurso alguno.


Art.295.- La subasta no se suspenderá por quiebra, concurso, incapacidad o muerte del deudor o del tenedor del Certificado de Depósito.


Art.296.- En cualquier tiempo comprendido entre la anotación prevista en el artículo 293 y la venta, el deudor podrá redimir el crédito vencido mediante el pago del principal, los intereses devengados y los gastos legítimos.


La controversia que sugiere entre el acreedor prendario y el deudor sobre el monto de la deuda, no suspenderá el pago si el acreedor presta fianza para el caso en que sea obligado a la devolución de la cantidad recibida por sentencia dictada en el juicio civil correspondiente.


El pago realizado en el Almacén dará lugar a la suspensión de la subasta.


Art.297.- El tenedor del Certificado de Depósito cobrará su crédito del producto de la venta, sin más deducciones que las contribuciones fiscales debidas, por las mercaderías o efectos vendidos y las costas de la venta, almacenaje, seguro y otros gastos hechos para la conservación de los mismos.


El remanente será entregado al dueño de los bienes. Si ése no se presentare a la subasta, dicho remanente será consignado en la administración del Almacén, conforme a lo dispuesto en el artículo 285.


Art. 298.- El tenedor del Certificado de Depósito no podrá ejercer acción alguna contra el prestatario y los endosantes, antes de haber actuado respecto a los bienes en depósito, en la forma prevista.


Si el producto de la venta o el importe del seguro en su caso, no bastaren a cubrir el préstamo más sus intereses, o si no pudiere efectuarse el remate, el tenedor del Certificado de Depósito podrá ejercer la acción ejecutiva en cobro de la diferencia hasta cubrir dicho importe, contra la persona que haya negociado el Certificado de Depósito por primera vez, y contra los endosantes posteriores, por su orden, o contra los avalistas indistintamente. La anotación del Almacén en el Certificado de Depósito o en la hoja anexa, en que se haya hecho constar que el mismo fue presentado al vencimiento del crédito y que éste no fue pagado, y la publicación de avisos según el Art.294, surtirá los efectos del protesto regulado en el Código de Comercio contra el deudor, endosatarios y avalistas.


Los plazos fijados por los artículos 165 y siguientes del Código de Comercio, para el ejercicio de las acciones contra endosantes de Letras de Cambio, no correrán en el caso de los Certificados de Depósitos sino a partir de la fecha de la venta de las mercaderías.


Art.299.- Si los bienes depositados fueren por su naturaleza susceptibles de deterioro inmediato, o dieren señales de descomposición, de alteración o avería, que pudiera ser causa de disminución considerable de su valor u ocasionar daño a otros objetos depositados en el Almacén, por razón de sus emanaciones, filtraciones, inflamabilidad o de su carácter explosivo, el Almacén deberá notificarlo al propietario, a la persona a cuyo nombre estén depositados dichos objetos o a los portadores de los documentos, para que, previo pago de almacenaje y demás gastos que hubieren originado, sean retirados del Almacén dentro de un término prudencial. Si dichos bienes no fueren retirados dentro del término fijado, el Almacén podrá venderlos en subasta pública, con la premura que fuere necesaria. Esta venta tendrá lugar en el mismo Almacén y se anunciará con dos días de antelación por lo menos, en la forma establecida en el artículo 294, pero fijando como precio para la primera puja las tres cuartas partes del valor en plaza, en una primera subasta, y la mitad del valor en plaza, en una segunda subasta cuando no concurran licitadores a la primera. Si a la segunda subasta tampoco se presentaren licitadores, los bienes se adjudicarán al acreedor por el precio establecido para la primera puja, quien quedará obligado a pagar las cargas de servicio y a retirarlos del Almacén.


De la misma manera se procederá cuando se produzca disminución del valor de las mercaderías depositadas que alcance por lo menos un veinticinco por ciento, o cuando su precio hubiere llegado a ser insuficiente para cubrir el monto de los derechos de Almacén por los servicios prestados, una vez transcurrido un término de diez días, que se concederá al tenedor del Certificado de Depósito para que mejore la garantía a satisfacción del Almacén o cancele aquellas obligaciones.


Si no hubiere acreedor, los bienes a que se refiere este artículo se adjudicarán al Almacén General de Depósito por un precio igual al importe de las cargas de Servicio.


Art.300.- Las acciones judiciales a que den lugar los Certificados de Depósito serán conocidos por los tribunales de comercio, salvo la jurisdicción de los Jueces de Paz en los casos expresamente previstos por esta Ley.


En cada caso será apoderado el tribunal del domicilio del Almacén que hubiere expedido el Certificado de Depósito objeto de la acción.

CAPÍTULO VIII – OPERACIONES POR COMISIÓN (COMPRA-VENTA)

ARTÍCULO TRIGÉSIMO PRIMERO: Los Almacenes podrán en cargarse de la venta de mercancía depositadas cuando el depositante sea dueño de las especies o esté expresamente facultado para ello y lo solicite por escrito, adjuntando el Certificado de Depósito, si existiere este documento. El producto de la venta estará destinado, en primer término, a cubrir los gastos y comisiones del Almacén, el crédito que garantizará el Certificado de Depósito y los Intereses correspondientes. Debe exigirse la entrega de los títulos debidamente cancelados cuando la venta se efectúe por la totalidad de las mercancías amparadas por los mismos.

ARTÍCULO TRIGÉSIMO SEGUNDO: También podrán los Almacenes ejecutar, por cuenta ajena, operaciones de compra de mercancías, productos o frutos nacionales y extranjeros, mediante solicitud escrita de los interesados, pero en ningún caso podrán representar al mismo tiempo al comprador y al vendedor de determinado lote de mercancías.

ARTÍCULO TRIGÉSIMO TERCERO: Para las operaciones de compra por cuenta ajena, los Almacenes exigirán de sus clientes la respectiva y previa provisión de fondos, así como la estipulación escrita, aceptada por el Almacén de la condiciones de precios, cantidades, calidades y demás requisitos que deban observarse en la operación. Para las operaciones de venta de especies depositadas se requiere también , una estipulación o convenio aceptado por el dueño de las mercancías y el Almacén, en donde se determinen condiciones de venta, precios, cantidades máximas y mínimas, manejo de fondos, etc.

CAPÍTULO IX – TARIFAS

ARTÍCULO TRIGÉSIMO CUARTO: Los Almacenes cobrarán una tarifa mensual de almacenamiento sin sobrepasar la máxima fijada, y teniendo en cuenta si las especies están depositadas en bodegas propias, silos propiedad del depositante. Sus tarifas son Ad-Valorem, es decir, se liquidan sobre el valor de las mercancías depositadas, pero en algunos casos y por razón de las características especiales que presenten las especies o por sus condiciones de almacenamiento, se podrá cobrar una tarifa mixta, advalorem y por metro cuadrado y/o peso.

ARTÍCULO TRIGÉSIMO QUINTO: Para la fijación de tarifas, los Almacenes tendrán en cuenta: el menor o mayor valor de la mercancía, su volumen, las condiciones de su manejo y almacenamiento, la duración del depósito, la habituabilidad del cliente en la utilización de los servicios del Almacén, las exigencias de las especies para su almacenamiento y los demás factores que inciden en la operación de vigilancia, custodia y conservación de las mercancías

ARTÍCULO TRIGÉSIMO SEXTO: La fijación y liquidación de las tarifas se determinarán en la forma siguiente:

a) Los servicios de Almacenes (Bodegajes) se causan por meses anticipados, y su liquidación se hará aplicando la tarifa mensual acordada para cada depósito a los saldos de valores de las especies que conforman el depósito a los saldos de valores de las especies que conforman el depósito a la fecha de la liquidación, con las variaciones contempladas en las disposiciones mencionadas en los aportados siguientes.

b) El primer mes del depósito se causa completo aunque las especies del depósito se retiren sin haberse cumplido el mes. Para liquidar el último mes de vida del depósito, es decir, el mes en que s cancela, lo cual deberá ocurrir en un mes cualquiera, a partir del segundo se procederá así: si el depósito se cancela en un día cualquiera de la primera quincena del último mes, se cobrará la mitad del mes; pero si la cancelación se produce ya iniciada la segunda quincena del último mes, necesariamente se cobrará el mes completo.

c) Si el Certificado de Depósito se cancela y la mercancía se retira sin cumplirse la última quincena, la liquidación se hará por los días efectivos del depósito para tal quincena. Esto para los depósitos con Certificado de Depósito en bodegas propias, pues en las particulares habilitadas, los bodegajes se causan hasta la fecha de cancelación del título. También se prorratean los días de la última quincena en el caso de pago de bodegajes por trimestres anticipados.

d) La tarifa se liquidará sobre el valor inicial de la mercancía durante el respectivo mes comercial, o fracción de éste si es la última liquidación. A juicio del Almacén, sin embargo, podrá liquidarse la tarifa sobre el valor promedio de los saldos máximos quincenales.

e) Los Almacenes podrán cobrar en todos los casos el valor de recibo, pesada y arrumaje de las mercancías.

f) Los servicios extraordinarios tales como avalúos especializados, fumigación, clasificación, repeso, zunchaje, empaque, limpieza, desecación, acarreos y demás que hayan sido autorizados por el cliente, ,o necesarios para el almacenamiento y conservación de la mercancía, serán siempre por cuenta del cliente o propietario y se liquidarán y cobrarán separadamente de los demás servicios previstos.

ARTÍCULO TRIGÉSIMO SÉPTIMO: Los Almacenes asegurarán contra el riesgo de incendio las mercancías que reciban en depósito, en un ciento por ciento del valor del valor que se les asigne en los documentos de constitución de los depósitos, mediante pólizas fijas o flotantes de una compañía de seguros legalmente establecida en el país. Las pólizas que debe amparar mercancías, frutos o productos depositados en una bodega particular contra el riesgo de incendio las toma el depositante y las endosa al Almacén.

CAPÍTULO X – ASPECTOS LEGALES

ARTÍCULO TRIGÉSIMO OCTAVO: CONGELADOS AM, S. A., (CONGELAM) está sometida al cumplimiento de las disposiciones que regulan el funcionamiento de Almacenes Generales de Depósito. Su vigilancia la ejerce la Secretaría de Estado de Industria y Comercio, y también podrán ser objeto de supervisión y fiscalización de la Superintendencia de Bancos, en la oportunidad y forma que ése organismo determine.

ARTÍCULO TRIGÉSIMO PRIMERO: El domicilio social de CONGELADOS AM, S. A., (CONGELAM)